John A. SalasPor: John A. Salas
Virales08 marzo 2024 15:02

Agentes muertos por camión mientras detenían a conductor por exceso de velocidad

El conductor responsable de filmar y burlarse de los cuatro policías moribundos, sigue prófugo


Richard Pusey, un agente hipotecario de 45 años, infame que filmó a cuatro policías moribundos en Melbourne, Australia, ha estado prófugo desde noviembre del año 2023, enfrentando órdenes judiciales por contravenir disposiciones legales, tras recibir una sentencia inicial de 10 meses de prisión por filmar y burlarse de los agentes de policía mientras agonizaban en la escena de un accidente en abril de 2020.

Richard Pusey estuvo involucrado en la muerte de cuatro agentes de policía mientras grababa en lugar de ayudar. Pusey, quien había sido detenido por exceso de velocidad, se burló de todos los agentes atropellados por un camión cuyo conductor estaba bajo efectos de las drogas, expresó su frustración por el daño a su Porsche.

Los cuatro agentes fallecidos en el terrible accidente fueron el agente Glen Humphris, el agente principal Kevin King, el agente principal Lynette Taylor y el agente Josh Prestney.

Richard Pusey Richard Pusey

Más tarde, Richard Pusey huyó de la escena y fue arrestado al día siguiente. A pesar de cumplir 10 meses tras las rejas, fue liberado. Sin embargo, se han presentado apelaciones por parte de los familiares de los agentes fallecidos para aumentar su condena. Sorprendentemente, Pusey ha ignorado las audiencias y actualmente se encuentra prófugo de la justicia.

Mientras tanto, el conductor del camión, Mohinder Singh, fue condenado a 22 años de prisión por sus acciones bajo los efectos de drogas y delirios, que resultaron en la muerte de los agentes.

Mohinder Singh Mohinder Singh

Las familias de las víctimas expresaron su decepción por la duración de la sentencia, considerando a Pusey "probablemente el hombre más odiado de Australia".

Aunque la policía ha instado al público a proporcionar información sobre el paradero de Pusey, el hombre sigue evadiendo la justicia, creando frustración e indignación en la autoridades.