Salud04 mayo 2023 17:50

Eructaba mucho, enfermera decidió ir al medico por este síntoma y su diagnóstico fue devastador

Descubra la razones de los eructos recurrentes y tome consejos


Bailey McBreen, una joven enfermera de Florida, ha compartido su historia en las redes sociales después de descubrir que sus eructos excesivos y otros síntomas eran una señal de advertencia de un cáncer potencialmente mortal. A pesar de llevar una vida saludable y hacer ejercicio regularmente, Bailey comenzó a experimentar eructos hasta 10 veces al día, lo que progresó a reflujo ácido y calambres estomacales insoportables. Después de varios exámenes, le diagnosticaron cáncer de colon en etapa 3, lo que fue un gran shock para ella y su familia. Una tomografía computarizada reveló que tenía un tumor que obstruía su intestino grueso y le provocaba los síntomas.

Bailey fue sometida a una cirugía de emergencia para extirpar el tumor, seguida de quimioterapia que continuará hasta agosto. La joven enfermera ha compartido su experiencia para crear conciencia sobre la importancia de prestar atención a los síntomas del cuerpo y buscar atención médica cuando algo no parece normal. "Todo el viaje ha sido una montaña rusa de emociones. Mi diagnóstico ha impactado mi vida en todas las formas posibles que te puedas imaginar", comentó Bailey.

Causas de eructos recurrentes




Eructos recurrentes pueden tener diversas causas, algunas de cierta gravedad. Aunque se trata de un tema eminentemente digestivo, también pueden estar relacionados con trastornos de orden psicosomático. El estrés puede ser un gran motor de los eructos por distintas vías. Además, las intolerancias alimentarias, como la intolerancia a la lactosa y al gluten, pueden generar reacciones en el estómago que produzcan gases y aumentar la frecuencia de eructos.

En un orden más grave, la hernia de hiato y la incompetencia cardiaria pueden ser la causa de los eructos. En ambos problemas, la solución reside en una dieta acorde y en evitar determinadas posturas al sentarnos y dormir. También puede ser una infección por la bacteria Helicobacter pylori la causa de los eructos extemporáneos, no relacionados con la digestión.

Por último, la insuficiencia pancreática puede derivar en diabetes y malas digestiones crónicas, generando gases que pueden ser malolientes y dar lugar a eructos fétidos. Ante un aumento sostenido de la cantidad de eructos, se recomienda acudir a un especialista para descartar cualquier patología grave.